Carine Brancowitz, la artísta de la birome

El casualbeat en esta ocasión vienen tienen que ver con una ilustradora su relación con la música, la cultura indie, nutriéndose de lo cotidiano, y utilizando un simple elemento como es la birome, para desarrollar su técnica, su expresión artística, ella se llama Carine Brancowitz.

 

Herramientas simples pueden convertirse en los medios para desarrollar la obra de un artista. Carine Brancowitz ha elegido la birome o lapicera, como el medio para generar su obra artística. Esta diseñadora gráfica, que a los 16 años se mudó a París para estudiar ilustración, serigrafía y litografía en la School of Arts & Graphics en la Ecole Estienne, ha desarrollado un universo de personajes y objetos, que salen de este medio absolutamente popular.

Con una herramienta mínima Carine Brancowitz logra que sus dibujos tomen forma. La birome no ofrece demasiadas posibilidades más allá de la repetición de las líneas, pero la artista ha logrado generar una gran variedad de texturas y movimientos en sus personajes.

La limitación de colores y de grosores de líneas que ofrecen las biromes no son impedimento para generar una obra de múltiples facetas. La elección de temas es variada, pero su mirada se posa en escenas de la vida parisina, en jóvenes fashion de la calle, y en objetos cotidianos de su hogar.

Sus dibujos se destacan por una obsesiva atención a los detalles, por su elegancia de líneas y por la severidad de las composiciones. El trabajo con la birome denota una faceta obsesiva propia de una adolescente, pero sus dibujos nos hablan de la madurez de una artista que ha elegido un medio, y lo ha desarrollado hasta lograr que se adapte a sus necesidades.

Su trabajo no ha pasado desapercibido, y además de su obra personal, ha realizado trabajos para clientes como Testoni, Kitsuné, Iceberg, Céline, Nokia; y colaborado con publicaciones en revistas como Dazed & confused, Elle, Vogue y Playboy.

Anteriormente habíamos informado sobre la última compilación de Kitsuné Maison. A continuación una entrevista a artísta; que apareció recientemente en el site del Fashion Label Kitsuné

Comenzaste como diseñadora gráfica, ¿que inspiró la transición a la ilustración?

 Empecé a dibujar en 2007, fue instintivo, no es realmente una decisión consciente. El dibujo era una necesidad, una misión…Nunca me he cuestionado a mi misma ni en ese momento, ni en el presente.

¿Por qué elegiste las biromes, una de los más “tradicionales” medios?

Hace unos años, yo estaba muy aficionado a la pintura al óleo. Pero estoy atrapado por los medios de la actualidad. Trabajar con lapiceras tiene fuertes limitaciones. A veces añado rotuladores o lápices. En realidad, no poder hacer correcciones en el original crea una tensión, que se encuentra al borde del fracaso en todo el proceso…Es como caminar sobre una cuerda floja.

 

¿Quiénes son las personas que elegís para dibujar? ¿Son amigos, conocidos o simplemente extraños?

Señalo las cosas que me rodean. Yo siempre trato de retratar una pequeña parte de mi vida actual en cada dibujo. Me gustan las chicas elegantes y los niños…Los amigos y los extraños.

¿Quiénes son los artistas visuales que influyeron en tu trabajo?

 Me gusta mucho la antigua escultura griega, los artistas del Renacimiento italiano, los dibujos de Jean Cocteau.

La música y la literatura parecen jugar un papel importante en tu trabajo. Todas las bandas o los libros del momento?

Ariel Pink es un gran músico. La música es un compañero, no es realmente una inspiración. Los libros son más importantes para mí. La literatura francesa. Sagan, Cocteau, Mauriac son mis favoritos en este momento.

¿En que te inspiraste para la colaboración con Kitsuné?

Como yo estaba buscando una idea relacionada con la música. De inmediato pensé en el equipo de música, me encanta dibujar equipos de audio!


Para conocer más sobre la obra de Carine Brancowitz se puede acceder a su página Web.

 

FUENTES Kitsuné, DecoTotal.com, Carine Brancowitz

You may also like...