5 películas de Terry Gilliam

Terry Gilliam, director de películas como 12 Monkeys (1995) y Time Bandits (1981)  es un gran economista del lenguaje. En el agudo y audaz manejo de sus recursos visuales y sonoros, Terry  llega a decir mucho con muy poco. No suena tan complicado como en realidad es, pero los temas tocados por Terry suelen demandar bastante de su creador. Terry ha explorado el significado de la vida, la dualidad, la percepción, la sanidad, la locura, el futuro, etc. Por ello es el candidato perfecto para discutir la realidad y la fantasía.

La facultad humana que a partir de nuestra imaginación nos permite reproducir imágenes mentales que no pertenecen a la realidad es conocida como fantasía; es el grado superior del pensamiento ingenioso. El cineasta conocido como el Dr. Caos, Terry Gilliam, es un experto para montar sus manifestaciones fantásticas en pantalla. Si tomamos como partida la definición de fantasía, podemos vislumbrar lo que Gilliam hace en sus películas y desmembrarlo en sus elementos cinematográficos.

Aquí 5 películas del director inglés que te permitirán conocer su obra:

Tideland (2005)

Tideland-Poster

 

Está muy claro que este trabajo de Gilliam demandó un alto grado de habilidad cinematográfica. Hay dos historias, dos procesos mentales y sólo una imagen, un sonido; es decir que se cuentan dos cosas a la vez. Una es la vida fantástica, contrastada y divertida de Jeliza Rose, la protagonista. La otra es la realidad predispuesta socialmente que rodea  ésta.

El contraste entre las dos verdades resulta bastante incomodo, abrumador y maravilloso al mismo tiempo. Gilliam explora las puertas de la percepción y encuentra que en ésta, puede haber más de una realidad por más fantástica que sea. Los ojos de un niño ven lo que nosotros no vemos, y es el intento de Terry el recordarnos esa inocencia y vulnerabilidad.

12 Monkeys (1995)

12-Monkeys-Poster

Bruce Willis y Brad Pitt sorprendieron a todos con este filme saliéndose de su zona de confort y entregando esta maravillosa dosis de su trabajo a las ideas de Gilliam. La idea es simple: Un hombre (Bruce Willis) es enviado al pasado a prevenir el fin del mundo. Cuando llega al pasado, lo toman por loco y lo encierran en un manicomio.

Todo tiene su raíz en la percepción una vez más. Resulta bastante frustrante cuando no nos creen, resulta aún más frustrante cuando no nos creen porque nos toman de a locos. Es decir, que para su razonamiento, podemos no sonar completamente coherentes o sin cabales. Sin embargo, en nuestra forma de ver las cosas, estamos bien.

Esto sucede constantemente en 12 Monkeys pues el que no haya flujo de información entre los personajes confunde revuelve todo en sus respectivas historias y para la audiencia, resulta algo confuso. Sin embargo, la magia está en la construcción de los personajes cuyas facultades fluyen torno a una resolución narrativa. Gilliam explora con eficacia estos espectros.

 

Brazil (1985)

Brazil-POSTER

Probablemente sea el filme más aclamado del Dr. Caos. Es una gran travesía, una gran aventura, un gran sueño y una gran ilusión. El contexto narrativo de la película está situado en el futuro. Ya todo es sabido por el Gran Hermano y todos estamos interconectados en un sistema que tarde o temprano, va a afectarnos. Un inocente, y desafortunado soñador busca encontrarse con la mujer de sus sueños y comienza a moverse a través de los hoyos del sistema para encontrarla.

El guión es magnífico, no sólo contextualmente, sino que todos los eventos acontecidos en la película están pensados en su último detalle. Es común ver cómo un personaje entra en trance en su propia historia; pero ¿cuántas veces has entrado en trance tú? Hay trucos narrativos durante todo el filme que detonan emociones dentro de nosotros. Luego, esas mismas emociones nos engañan y nos muestran la realidad de las cosas. Es decir, que de una forma muy indirecta, la audiencia sufre el mismo destino que el protagonista de la historia. El final del filme es uno de los mejores que he visto; es imposible quedarse sin una llama de emoción en el estómago.

The Zero Theorem (2014)

The-Zero-Theorem-Poster

El protagonista de la película, en un futuro no tan lejano, busca una ecuación que resuelva lo siguiente: Todo es Igual a 0. Es decir, que si sumáramos todo lo que existe, el resultado será 0. Esta es la simple metáfora que utiliza Gilliam para intentar explicar cuál es el valor de la vida y por qué la ecuación no puede dar 0. El sinsentido de la existencia es pivote fundamental para la narrativa del último filme de Gilliam.

Gilliam explora el valor de la vida, de las relaciones humanas, del sexo, del amor y otras cosas a través de la vida de un ser bastante metódico. La ironía propuesta por el guión da el contraste perfecto para encontrarle sentido  a la vida y con los personajes y metáforas adecuadas, Gilliam lo logra. No es fácil resumir la esencia vital y humana en 2 horas.

Fear and Loathing in Las Vegas (1998)

Fear-and-Loathing-Poster

 

Este filme deja completamente de lado la realidad. Es decir, lo real deja de cobrar sentido a los ojos de nuestro protagonista. Raoul Duke, interpretado por Johnny Depp es un fanático de sustancias psicotrópicas y viaja a Las Vegas con su abogado, el Dr. Gonzo, a resolver un caso periodístico. Sin embargo, Duke se la pasa volado en LSD, marihuana, cocaína, éter, y mezcalina durante el viaje.

Dado este contexto, es imposible darles una perspectiva real a los personajes. Gilliam se hundió en sus más bajos instintos e intentó reproducir actitudes y comportamientos que resultan bastante complicados de replicar. Es aún más complicado inducir a la audiencia en este estado mental en donde si uno no empatiza con Duke estando drogado, la película no funciona. Gilliam exploró y nadó las aguas profundas de los estados de consciencia alterados y pudo hacer mimesis de ellos con muchísimo éxito. De las mejores caracterizaciones y actuaciones que se han hecho por Johnny Depp y Benicio del Toro. Fuente: Cultura Colectiva.

 terry

You may also like...